ARETHA FRANKLIN

Aretha Louise Franklin nació el 25 de marzo de 1942 en Memphis, Tennessee y creció en Detroit. Fue hija del predicador Clarence LeVaughn Franklin y la cantante de góspel Barbara Franklin. Su padre descubrió el talento de Aretha Franklin desde pequeña, por lo que le propuso tomar clases de piano, pero ella lo rechazó y prefirió aprender por sí sola con la ayuda de grabaciones.

Su talento era tan grande que a los 12 años ya estaba en una gira itinerante de góspel, donde uno de los primeros temas que interpretó fue “Precious Lord”. Los grandes artistas de góspel, como Clara Ward, James Cleveland y Mahalia Jackson eran íntimos de su familia, por lo que Aretha Franklin creció rodeada de ellos.

La carrera de Aretha fue sumamente célebre. Tuvo más de 100 canciones en las listas Billboard, 17 de ellas incluidas en las 10 principales del pop y 20 en la clasificación de R&B. A lo largo de su carrera recibió 18 Premios Grammy y en 1994 recibió uno más por su trayectoria. Uno de los sucesos más importantes que tuvo, fue ser la primera mujer reconocida por el Salón de la Fama del Rock ‘n’ Roll, en 1987. Cantó en la toma de posesión de Barack Obama en 2009; en los conciertos de inauguración de Jimmy Carter en 1977, de Bill Clinton en 1993 y en el funeral de Martin Luther King Jr. en 1968.

En 2019 recibió un Premio Pulitzer con mención especial por su inigualable contribución a la música y a la cultura estadounidense. Por otro lado, su música ha vendido más de 75 millones de discos alrededor del mundo.

ESTILO: No olvidemos que Aretha es un ícono de moda, fue de las primeras mujeres en usar minifaldas en los 60. La recordamos con su estilo dramático, llevando su icónico vestido túnica con accesorios de piedras preciosas y brillantes, los abrigos de pieles eran piezas fundamentales en sus looks, boas de plumas y sombreros muy dramáticos. Su maquillaje impecable con sombras de ojos, combinándolas con los looks que portaba.