La historia del traje sastre femenino. Una historia de reconocimiento a través de la moda.

Una mujer vestida con traje sastre impacta en la percepción de sociedades modernas; se infiere poder por parte de quien lo utiliza y se ha mantenido dicha idea hasta nuestros días. La historia que está detrás de esta indumentaria, es también el relato de la visibilización de las mujeres.


A mediados del siglo XIX, con la revolución francesa y sus principios de igualdad, se comenzó a replantear la función y comodidad de la indumentaria en las mujeres, debido a que se usaban vestidos ostentosos con corsé, joyas y telas con muchos detalles (muy costosos y difíciles de usar). Pero fue hasta 1851 que la periodista norteamericana Amelia Bloomer propuso una prenda que fuera adaptable a las actividades de las mujeres: los pantalones anchos conocidos como bombachos o bloomer’s.

Los bombachos son pantalones ceñidos a la parte inferior de la pierna y muy amplios a partir de la rodilla. Generalmente se acompañaban con una corta túnica.
John Redfern

Y ¿en qué momento se conjugaron las dos piezas características del traje? Esto comenzó con los diseños de John Redfern al crear el tailleur, la cual era una vestimenta compuesta por chaqueta y falda, concepto que después retomó Coco Chanel en sus diseños con acentos masculinos. De este modo surgió un concepto de moda, representado por la mujer dandi, que buscaba mostrar roles femeninos más allá de la atención hogareña y cuidado de la familia.



Fue así que en 1933 Marlene Dietrich lució un traje sastre en la película Morocco, para después ver a las actrices Katharine Hepburn y Greta Garbo siguiendo la tendencia. Ver a una mujer vestida con pantalón y saco era totalmente polémico, incluso en los cincuentas las arrestaban bajo el cargo de “suplantar a un hombre”, por lo tanto, era revolucionario usar traje para ir en contra de esos estereotipos de género; a pesar de que previamente las mujeres usaban pantalones durante la Segunda Guerra Mundial por sustituir a los hombres, principalmente en las fábricas.


Marlene Dietrich

Fue hasta los sesentas que se hizo más popular el uso del pantalón en la mujer y, por ende, del traje. Otro momento cumbre fue cuando Yves Saint Laurent mostró en su colección de 1966 el diseño Le Smoking que estaba inspirado en la indumentaria de los caballeros ingleses de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. En los setentas ya se normalizaba poco a poco el traje sastre en las mujeres y se diversificó su diseño con múltiples y llamativas texturas, colores y tejidos, por lo que se fue adaptando al cuerpo y gustos de cada mujer.


En la actualidad, vemos a varias mujeres usar el traje sastre como un elemento que las identifica, por ejemplo, Angela Merkel y Theresa May que representan perfectamente el estado de poder que tienen. Como podemos ver, es una indumentaria que tiene significados sociales y representa en gran parte la lucha de las mujeres por su reconocimiento e importancia en la sociedad.





73 visualizaciones